Minimalismo

Como estilista de moda, he seleccionado el vestuario de esta sesión de fotos. Un trabajo basado en el minimalismo, término que, por definición, es una “tendencia artística que reduce al mínimo sus medios de expresión”. Esta noción está cimentada, a su vez, en el concepto less is more o menos es más. Simplicidad, carácter y elegancia han sido los pilares sobre los que se ha asentado esta producción.

Para cumplir este objetivo, he confiado en los tocados, como grandes protagonistas de la sesión, de la firma española Maisara, diseñada por Sara Camps, profesional del sector que trabaja cada pieza a mano con máximo mimo y cuidado, personalizándola siempre para las necesidades del cliente y la situación.  

Minimalismo en estado puro

Junto con las prendas y los tocados o sombreros, dependiendo del caso, hemos apostado por la sobriedad de las formas y la carencia del color. Este trabajo está basado en el color negro principalmente, ya que este color es sinónimo de elegancia, es más, “el negro simboliza la unión de arte y moda”, según el grandísimo Yves Saint Laurent. De esta forma, eligiendo un vestuario sencillo, la importancia ha recaído sobre los complementos.

En esta primera secuencia de fotografías se observa claramente cómo, vistiendo un básico negro sin ningún tipo de artificio y solamente luciendo un sombrero o pamela con personalidad, podemos encontrar una singular elegancia, rebosante de clase y estilo.

Sí. Se puede ser refinada aunque la situación requiera utilizar piezas de abrigo. Casquete gris, estola gris y guantes largos grises. Sin más. Llama la atención la sofisticación y pureza en las formas. Donde los detalles sobresalen, el tamaño no importa.

casquete minimalismo

Para la composición de estas fotos, me he inspirado en los años 20, tan locos como elegantes. Así pues, gracias a las perlas, el turbante y el broche he conseguido hacer un guiño a esta época que marcó un antes y un después en el mundo de la moda. El broche, colocado sobre el espectacular turbante, aporta clase, distinción y luminosidad al rostro. El turbante nos recuerda a la elegancia de Coco Chanel y la elegancia de la pamela es indiscutible.

Para las dos últimas fotos, me he dejado llevar por dos mujeres que merecen ser nombradas si hablamos de estilo, personalidad y carácter. Frida Kahlo y Audrey Hepburn. Para el look inspirado en Frida Kahlo he escogido una diadema floral que habla por sí sola y que tanto representan a esta musa. Para el outfit inspirado en Audrey Hepburn, he hecho un guiño a su elegancia usando los guantes y la estola, le he marcado carácter con las gafas de sol y le he aportado distinción gracias a la diadema.